Crónica Neuman en Palacio Viana

By 27 septiembre, 2015Crónicas

Quítatelo todo, Neuman

Un concierto acústico del solista Paco Román cierra el ciclo de noches eclécticas en Viana.

Paco Román, Paco Neuman para la música, cerró en acústico el ciclo las noches eclécticas de Viana.
Quítatelo todo puede sonar obsceno incluso, una invitación a lo terrenal, pero ayer fue una invitación a lo espiritual. Ayer no vimos a Neuman, ni tan siquiera a Paco Neuman. Vimos a un Francisco de Murcia que vino a desembarazarse de vatios de luz y sonidos, a desnudar canciones después de más de 100 conciertos de esta gira y de tocar en todos los festivales habidos y por haber.

Su colección de guitarras acústicas sobre mástil, un bombo con su nombre de guerra, un micrófono y tan poca luz que casi no lo veíamos. No era suficiente, había que bajar la intensidad de los focos aún más porque decía que le deslumbraban, pero todos sabemos que la timidez extrema estaba pasando factura. No quería vernos y casi ni que lo viéramos. El patio de las columnas se quedó en semipenumbra y el silencio roto por cada cuerda al aire en una afinación estandar.

Esta vez de nada le sirvió llevar un set list , se lo saltó a la tercera de cambio, serán cosas de la luna llena o del desorden que continuamente nos aflige una ciudad en constante Semana Santa (una procesión atrapó al músico y retrasó el inicio).

Arrancó con Oh No para seguir con una inmensa Jane a golpe de bombo, bye fear/hi love y empezar a tocar lo que le salía en el momento. Hell, A crab kiss, Turn it, Too pretty, If, A branch in a forest full of love… Sonaron hasta trece cortes de sus cuatro publicaciones, para terminar con un Sil fono sin arreglos, a pelo, sin todas esas capas que suenan en los discos.

Nos contó el porqué de sus canciones, que tiene dos hijas, lo que le supone componer y hasta que llevaba un pañuelo de papel por si lloraba en este concierto de emoción. Dijo que le gustaban esos conciertos porque tocaba cosas que ya no tocaba y a nosotros nos encanta que recupere canciones de hace 10 años.

Nos enseñó un Paco que puede quitárselo todo y salir victorioso. Las canciones susurradas con la escasa percusión que sale de sus pies tienen otro brillo, otra cadencia. Las ventajas de la desnudez, de quitártelo todo.

Así es que quítatelo todo, hasta las lágrimas de las mejillas cuando interpretas Ingrid, dedicada a tu hija y que casi nunca tocas ya.

Pues eso Paco, quítatelo todo. Quítate de vez en cuando toda la parafernalia, los repertorios, las multitudes y desnuda las canciones. Llévalas a donde nacieron. Llévalas a la alfombra de casa en invierno, a la intimidad.

Querido Paco, nos hemos hecho colegas de nuevo. Después de haberte visto en muchos festivales, en algunos con la energía estrangulada, has vuelto a seducirme. He vuelto a ser el fan que fue a ver como grababas los conciertos de Radio 3.

Gracias por la reconciliación y recuerda que de vez en cuando menos es mucho más.

Larga vida a Neuman.

PD: Esperando al próximo ciclo estamos ya, queridos Juanmi y Abelino. Gracias por hacer posible que los patios no solo sean para poner flores, por ponerle una cara amable a los números, a los balances, a las hipotecas. Gracias. (lo prometido es deuda).

ENLACE A LA PUBLICACIÓN EN CÓRDOPOLIS

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies