Crónica Howe Gelb & M.Ward en Palacio Viana

By 20 septiembre, 2015Crónicas

Una silla de enea en Mojave

Howe Gelb y M.Ward nos trajeron Arena Sonora hasta la casa de los marqueses | Lleno en el Palacio de Viana para asistir al concierto del músico y compositor estadounidense

Enfilar la calle Reja de Don Gome y ver una cola propia de un cine de verano para acceder a un concierto es una buena señal. Aforo completo suele ser buena señal en estos casos, íbamos a disfrutar. Parece ser que cuando Howe vivía en el desierto de Mojave solo tenía tres casetes, Tom Waits, Miles Davis, y una cinta de Tomatito. Sea o no cierto, nos da idea del personaje que ayer hizo que se nos cayera literalmente la baba junto a M. Ward en el Palacio de Viana.

Hablar de Howe es hablar de Giant Sand y más de 25 discos, de las infinitas colaboraciones musicales y de un músico con sombrero. Esta vez se hizo acompañar de M. Ward y cual apoderado, le pasó una guitarra cuando apareció en escena en el tercer tema de la noche. Este mano a mano se saldó con dieciséis canciones para transportarnos a otras latitudes, mucha tierra, sonido americana, blues, algo de folk y mucho rock n’ roll.

Repertorio variado mezclando composiciones de ambos, especialmente del “The Coincidentalist” y de “A Wasteland Companion” respectivamente, que a veces se acompañaba de un Howe al piano dejando el peso de las guitarras a un magnífico M. Ward y su peculiar forma de tocar. Impresiona la energía de “Manolito Ward”, como algunos le vociferaban en tono amistoso, sobre la guitarra.

Momento estelar (y esperado) de la noche cuando el panky salió al escenario y tomó posesión de esa silla de enea que durante todo el concierto estuvo solitaria. Momento para recordar el disco grabado en Eureka “A band of Gypsies” en el 2010, capitaneado por el de Tucson y por Raimundo Amador. Los rasgueos sonaban en el silencio de cementerio creado, en un patio abarrotado que no daba crédito al momento. Preciosa estampa sonora con torre de San Agustín al fondo incluida.

Bises cuasi obligados por la insistencia del personal (debieron apagar de nuevo las luces de ambiente) para un fin de fiesta de un Howe y M. Ward reclamando a Fernando Vacas al escenario para enfundarle una guitarra.

Termina el concierto y me pongo a recordar que llegué a Howe vía Calexico (Joey Burns y John Convertino decidieron abandonar Giant Sand y apostar por esta banda) y vía Fernando Vacas (cuando estaba enfrascado grabando el disco) y me quede atrapado en sus acordes. M. Ward reconozco me sorprendió mucho tiempo después y desde ayer me tiene también atrapado. Atrapado en esos desiertos americanos que de vez en cuando tienen sillas de enea para no sentirte lejos de casa.

ENLACE A LA PUBLICACIÓN EN CÓRDOPOLIS

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies