Crónica Americana Sala Hangar

Americana, del sur al sur

La banda sureña de raíces cordobesas y alma ‘yankee’ traslada la Sala Hangar a los algodonales de Estados Unidos

El Guadalquivir por Córdoba hace muchos años que no es navegable, ni siquiera tiene hombre río, pero anoche desembarcaron Americana. Desembarcar es un decir puesto que jugaban en casa, pero parecía que su barco acababa de atracar en alguna parte del Mississippi cerca de Menphis.

Quizás no atracaron, pero aterrizaron y guardaron su nave en Hangar. La sala sigue apostando por la música en directo en sus diferentes estilos, cosa que es de agradecer. Por su escenario puede pasar desde un Pingüino, grupos de versiones ochenteras o lo más “indie” del panorama. En una ciudad que su aeropuerto no acaba de funcionar al menos tenemos un Hangar operativo, paradojas de la vida cordobesa

Luces fuera y acordes parsimoniosos de guitarra acústica rompen el silencio.

En estos tiempos en los que lo más moderno parece ser tocar instrumentos traídos de Hawaii, Americana se suben al escenario con una formación clásica, además de un banjo y una mandolina. No es nada nuevo, ya los vimos debutar así allá por 2007 en un concierto de Eutopía.

Americana son de Córdoba, pero podrían ser de cualquier parte del Mid-south. Raices negras, de canciones de esclavos, de tierras de labor, de himnos religiosos gospel para terminar en esa mezcla de blues y rock and roll sureño.

Cuarteto de formación, sin estridencias escénicas, sin licencias para aparatos electrónicos y con impecable ejecución. Batería de las de tocar clásico, baquetas de academia y escobillas con la contundencia necesaria para que el bajo marque el ritmo y las guitarras jueguen en el aire. El cuarteto rezuma mucho Tenesse, Arkansas o Lousiana. En algunos momentos parecía trasladarme a un local ficticio de comida rápida llamado Los Pollos Hermanos, allá en Alburquerque (Nuevo México) siempre con el permiso de Gus Fring.

Como dicen en su web su repertorio actual repasa clásicos de los cincuenta de Hank Williams, Doc Watson o Carl Perkins, pasando por los sesenta con canciones de Mel Tillis, Merle Travis, Buck Owens o Freddie King; recorre los setenta con The Band, Gram Parsons o Townes Van Zandt hasta la actualidad con canciones de Ryan Adams o Little G. Weevil.

En escena escasas concesiones a autores mass media, tan solo encontramos una espectacularPretend de Nat King Cole acompañada de clásicos que van desde los años veinte con Artie Shaw hasta revisiones contemporaneas de temas de toda la vida a cargo de The Little Willies

Dos horas de agradable directo, sala acogedora con sonido cuidado para un sorprendente viaje por clásicos de Jazz, Blues, Soul y Country. En definitiva, música de raíces americanas desde la perspectiva de una banda muy seria con su particular despliegue instrumental.

 

ENLACE A LA PUBLICACIÓN EN CÓRDOPOLIS

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies