Quiero ser Stanislav…

By 2 noviembre, 2016Blog

Aquella noche el bueno de Stanislav Yevgráfovich Petrov, no sabia que estaba cambiando el mundo. Las personas que lo cambian, casi nunca lo saben y sí lo saben su modestia les impide admitirlo.

Esa noche los misiles no eran misiles, eran rayos de luz. Petrov no hizo caso a la técnica y nos salvo.

De mayor quiero ser como el amigo Stanislav. Quiero ver señales y no hacerles caso.

Como dijo: “La gente no empieza una guerra nuclear con solo cinco misiles.”

Para saber más lee esto

Mientras llega el momento de tener una miserable pensión, en una recóndita región de la antigua URSS, me entretengo salvándome a mi mismo y escuchando a NEUMAN

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies