Mi biografía PARTE II

By 21 septiembre, 2012Blog

Mi biografía II

Me gusta saltar, saltar en el tiempo quiero decir. De esos primeros años de vida voy a saltar, en este segundo capitulo, a cuando fui aspirante a torero. No recuerdo la edad que tendría. Recuerdo que las profesiones baladí no me gustaban. No me gustaba ninguna salvo la de mecánico, como mi papa. Una mezcla de súper hombre que es electricista de profesión, fontanero por devoción y solucionador de problemas electropinctoricosmecánicos por obligación.

Ser torero fue una pseudoaspiración maravillosa.  En casa no gustaban los toros, no entiendo de donde salio esa vocación. Mi ruedo, mi salón, mi muleta la “manta de planchar” y mi publico, mis figuras de Tente. Una suerte de verónicas, chicuelitas, capotazos, revoleras y manoletinas. Las exhibiciones de toreo fueron “in crescendo”, toreo de salón para invitados con ovación cerrada al terminar. Me encantaba mi traje de luces, el pijama y la bata de mocoso. ¿El momento taurino?  los momentos previos a irme a la cama después de Telín Telón. A modo de fin de fiesta de mi particular show toreaba con mis trastes y el respetable coreaba “oles” a las 20:30, esperando que el peque se fuera a dormir y poder tomar la merienda-cena tranquilos.

Aquello iba en aumento, mi pasión se hacia desmedida y mi padre cual buen apoderado de figura del toreo sentó las bases de mi trayectoria futura. Recuerdo excursiones frecuentes a Medina Azahara y en una de estas mi apoderado detuvo el coche en la cuneta, me invito a bajar y sacó una manta de cuadros del maletero. Saltamos una alambrada de pinchos de espino y cual fue mi sorpresa al ver a lo lejos reses bravas. Mi afición por momentos caída bajo mínimos. Mi papa me invitaba a ir a demostrar mis dotes de toreo de salón en campo abierto. Mientras mi mama esperaba con mi hermana en el coche observando la situación. Resultado final, lamentos y vuelta atrás corriendo enredándome en la manta. Las risas de mi papa las escucho aún cuando cuenta la historia. Lo que sí quedó claro es que el toreo no es para mí. Afortunadamente.

Continuará…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies