Chillida es mi amigo

By 8 noviembre, 2012Blog

Encerrar la nada o vaciar la nada eso decía la guía oficial del Guggenheim de Bilbao al intentar que comprendiéramos la obsesión del autor en hacer que la materia se retorciera sobre si misma y que hablara como a él le gustaba decir.

ETA estaba de tregua ese año, aunque solo duraría hasta noviembre del 99. Viaje a Euskadi a conocer pueblos con mochila y rollo poco presupuesto, de eso que ahora llaman lowcost.

De ese viaje de tres semanas me traje muchas experiencias, como la de viajar solo que al fin y al cabo no deja de ser viajar hacia dentro. No era la primera vez que lo hacia, pero fue diferente.

Encerrar la nada. La escultura más perfecta es un vaso de vidrio, un lugar que encierra la nada. Curiosa afirmación.

Plantarte de bruces por primera vez ante el gigante de titanio impresiona. Sólo lo amortigua un perro con flores. Destellos brillantes en la ria.

Hacer la cola, pagar la entrada y sumergirte en un universo de acero corten moldeado como plastilina.

Chillida 1948 – 1998, gran retrospectiva del autor al cumplir los 75 años en el Guggenheim de Bilbao.

Desde entonces quiero que Chillida sea mi amigo. Desde entonces sé que el acero no es tan fuerte, que puede doblar. Desde entonces Chillida es importante para mí. Recuerdos.

Volver sobre los pasos y con los años seguir yendo a su casa, a Chillida Leku, es una catarsis para mi. Recuerdos.

A las grandes esculturas de Chillida les gusta la lluvia, a mi me gusta que les guste. Ir a verlas los días lluviosos de Donosti no tiene precio. Ellas están contentas de que les llueva y yo de verlas con mi chubasquero puesto.

El césped mojado donde Eduardo pensó seria bueno que descansaran, que se oxidaran un poco, que reposaran, me moja las zapatillas y los bajos del pantalón. La cabeza la tengo a cubierto con mi capucha pero los pantalones no, se mojan. Mis manos pasan una y otra vez por el acero y en la soledad de un parque casi sin publico te sientes como en casa.

Desde entonces Chillida es mi amigo, aunque él no lo sepa. Es mi amigo por enseñarme sus esculturas y por presentarme al gran Ricard Serra, su vecino. Pero de su vecino hablare otro día…

[vimeo http://www.vimeo.com/17694546 w=500&h=400]

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies