Calendarios con hojas

By 24 septiembre, 2012Blog

Eso es lo que quiero, calendarios con hojas.

Cansado del tecno mundo, de expresiones cibermodernas, de aplicaciones para el androide móvil que tengo, quiero calendarios con hojas.

Quien no está en la red no existe, los que van a cambiar el mundo están en Twiter, el personal branding, el Hashtag y toda su familia. Todo el día escuchando cantinelas modernas con fecha de caducidad. Escuchando a personas que creen que saben todo lo que hay que hacer en la vida, todos los consejos que dar y las soluciones a todos los problemas.

Harto cansado de escuchar consignas libertarias de salón, ¡TE ENCONTRE!.

Comprar revistas en papel y echar la primitiva en el mismo siempre, tiene sus ventajas. El dialogo se reproduce cada semana como un ritual azteca:

Mujer de sonrisa permanente/ dependienta –  Buenos días.

Yo – Buenos días, a ver si hoy hay suerte ( le cedo mis boletos de primitiva para que los compruebe).

Mujer de sonrisa permanente/ dependienta – Nada, ¿los echo de nuevo?.

Yo – Vamos a echarlo, a ver si salimos de pobres, me llevo también la CLIO de este mes.

Mujer de sonrisa permanente/ dependienta – Gírate, ¿puedes cogerla? ¿ la ves?

En este momento todo cambío, la rutina varió. Fue girarme, ver la revista en su estante habitual y descubrirlo,  lo ví. Estaba allí esperándome. Como revulsivo analógico se presenta ante mí el auténtico y verdadero calendario zaragozano. Tapas color carne, interior fotocopiado en blanco-negro y precio envidiable, 1,80 €. Sin pensarlo y tras el embotamiento de términos modernos, me abalanzo sobre el y espeto:

Yo – Cóbrame esto también. Me llevo la revista, la primi y el calendario  ¡Qué bien, el calendario zaragozano de toda la vida!

Mujer de sonrisa permanente/ dependienta – Ha llegado hace poco, es el del 2013.

Dejo el dinero sobre los periódicos y me cobra.

Yo – Gracias

Mujer de sonrisa permanente/ dependienta – Hasta luego

Salgo de la tienda con sonrisa en la cara, ojeando el santoral, las lunas llenas, los cuartos crecientes y por supuesto en que día de la semana cae mi cumpleaños en el 2013 (si sigo vivo).

De nuevo encamino mis pasos a la oficina, pero esta vez con el lastre de lo analógico, el lastre de llevar en la mano un manojo de folios que me recuerdan que hay cosas que los ceros y unos no nos proporcionan.

De camino tarareaba, Un día perfecto de La Habitación Roja

¡ Dios salve al calendario zaragozano !

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies